fvih

VIH / SIDA

El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) debilita el sistema inmunitario del organismo, y en su etapa más avanzada causa sida.

 

El sida es el estado más avanzado del VIH, cuando el cuerpo pierde su capacidad de luchar contra las infecciones y enfermedades, y queda indefenso ante graves afecciones ocasionadas por más de 20 infecciones oportunistas o de cánceres.

 

El VIH entra en contacto con la superficie mucosa del organismo, encuentra células blanco susceptibles y pasa al tejido linfático, donde inicia la reproducción masiva del virus, después pasa al torrente sanguíneo logrando una amplia propagación; en este estado algunas personas pueden presentar síntomas parecidos a la influenza, sin embargo es posible que algunas personas no tengan síntomas. Durante el curso de la infección, las células inmunitarias más importantes, llamados linfocitos T CD4+, se desactivan y son destruidas. Así el VIH deteriora gradualmente la función inmunitaria del organismo, resultando en la manifestación del sida.

 

A diferencia de otros virus, el cuerpo humano no puede eliminar el VIH, sin embargo una detección y tratamiento oportuno puede prolongar significativamente la vida de muchas personas que viven con el VIH.

El VIH se puede transmitir a través la sangre, los fluidos de los órganos sexuales (líquido pre eyaculatorio, semen, secreción vaginal y anal) y la leche materna de una persona con el VIH. Estos líquidos deben entrar en contacto con una membrana mucosa, un tejido dañado o inyectarse directamente en el torrente sanguíneo para que pueda ocurrir la transmisión. Así, las tres vías de transmisión son:

 

  • Sexual. Contacto sexual (oral, vaginal o anal) sin protección, con una persona que vive con VIH
  • Sanguínea. Transfusiones de sangre o sus derivados (plasma, plaquetas) que tienen VIH; trasplante de órganos con VIH; uso de equipo de inyección o instrumentos punzocortantes no esterilizados, que hayan sido usados por una persona con VIH
  • Perinatal. Durante el embarazo, el parto (a través del canal vaginal por el contacto del bebé con las secreciones vaginales); por medio de la lactancia materna.

 

¿Existen otras vías de transmisión?

 

No. Está comprobado que el VIH no puede transmitirse por el contacto casual o cotidiano como los abrazos, las caricias, los besos o por compartir utensilios para comer o de baño, ni por nadar en albercas. Tampoco se transmite a través de los animales, ni por picaduras de insectos.

Mujeres, hombres, jóvenes y niños que se expongan a cualquiera de las formas de transmisión (sexual, sanguínea o perinatal) no importando raza, orientación sexual, nivel socioeconómico ni religión.

 

Es importante resaltar que una sola práctica de riesgo es suficiente para tener la posibilidad de contraer el VIH, por ello es importante seguir las medidas preventivas.

  • Vía Sexual

− Abstinencia sexual (no tener relaciones sexuales)

Practicar sexo con protección: condón femenino o masculino, de manera correcta y constante

Limitar el número de parejas sexuales. Cuantas más parejas tenga, mayor es la probabilidad de tener una pareja con el VIH

  • Vía Sanguínea

Usar sangre y sus derivados seguros. Que hayan sido previamente analizados y estén libres de VIH

− Usar equipo de inyección nuevos o esterilizados en cada aplicación

Usar guantes de látex o poliuretano siempre que se maneje sangre o secreciones corporales

  • Vía Perinatal

−  Hacer la prueba de detección de VIH si se tiene un embarazo o se planea

Si la madre tiene VIH, seguir las indicaciones y tratamiento que el médico especialista señale.

Realizar una prueba de detección de VIH es la única forma de saber si se tiene el virus.

 

Si se ha estado expuesto a cualquier forma de transmisión: tener relaciones sexuales orales, vaginales o anales sin usar condón y/o usar equipo de inyección no esterilizado; debe realizarse la prueba del VIH.

 

La prueba de detección de VIH contribuye a:

 

  • Saber si se tiene o no el VIH.
  • Tomar decisiones informadas sobre su conducta sexual y la forma de mantenerse protegido.
  • Proteger al bebé para que no contraiga el VIH en caso de estar embarazada o si planea estarlo.
  • Detectar el VIH oportunamente aumenta la posibilidad de mejorar la salud y prolongar la vida, al comenzar un tratamiento adecuado y oportuno.
  • Reducir la probabilidad de transmitir el VIH a otras personas.

 

Es importante considerar que para que una prueba sea confiable, deben transcurrir tres meses desde la última práctica de riesgo.

Si se está embarazada o planea estarlo y ha estado expuesta a cualquier forma de transmisión de VIH, es aconsejable realizar la prueba de VIH; si el resultado es negativo, podrá tomar decisiones informadas sobre su conducta sexual y la forma de mantenerse protegida; si el resultado es positivo hay tratamientos que además de mejorar su salud, reducen en un alto porcentaje las posibilidades de que el VIH se transmita al bebé antes, durante o después del parto.

La prueba más común del VIH es la prueba de detección de anticuerpos (inmunoensayo), que detecta los anticuerpos generados por el organismo para combatir el VIH; puede realizarse en un laboratorio o con una prueba rápida. Si la prueba de inmunoensayo resulta positiva, la prueba de seguimiento, que es más específica, ayudará a dar un diagnóstico correcto.

 

Ante una prueba negativa de VIH

 

Si la prueba arroja un resultado negativo y no se han tenido prácticas de riesgo en los últimos 3 meses, entonces no se tiene el VIH. Para seguir así, debe seguir las medidas preventivas.

 

Ante una prueba positiva de VIH

 

Si la prueba de inmunoensayo y la prueba confirmatoria resultan positivas, es importante buscar ayuda profesional e iniciar el tratamiento a la brevedad; un tratamiento temprano y un estilo de vida saludable, pueden ayudar a mantener una vida plena y productiva.

 

  • Acudir a un médico especialista aunque no se sienta enfermo.
  • Iniciar un tratamiento adecuado para detener el desarrollo del VIH, siguiendo las indicaciones del médico especialista.
  • Seguir el tratamiento tal y como lo indiquen los médicos especialistas.
  • Evitar prácticas de riesgo que puedan reinfectar o adquirir otras infecciones de transmisión sexual.
  • Evitar la transferencia del VIH a otras personas a través de las medidas preventivas.
  • Realizar las pruebas y los estudios que indique el médico especialista, para conocer el estado de salud y la efectividad de los tratamientos.
  • Realizar pruebas de detección de otras infecciones de transmisión sexual (ITS).
  • Evitar el consumo de alcohol, tabaco y otras drogas ilícitas, ya que podrían debilitar su sistema.
  • Informar a sus parejas sexuales y/o, si es el caso, a las personas con las que usa drogas, que fueron expuestas al VIH, para que se hagan la prueba de detección.

 

Tener el VIH no significa que se tenga sida. El sida es la etapa más avanzada del VIH; un tratamiento y seguimiento adecuados pueden evitar el desarrollo del VIH, previniendo el sida.

El tratamiento para el VIH puede retrasar o evitar la evolución del virus. El tratamiento es una combinación de antirretrovíricos que evitan que el VIH se multiplique en el organismo, dando oportunidad al sistema inmunitario a vivir más tiempo y proteger al organismo de las infecciones.

  • Usar condón en todas sus prácticas sexuales.
  • Evitar el consumo de alcohol, tabaco y otras drogas ilícitas que pueden debilitar su sistema inmunitario.
  • Evitar el uso de equipo de inyección no esterilizado.
  • Mantener y seguir su tratamiento baja su carga viral, reduciendo su capacidad de transmitir el VIH.

¿Si una persona vive con VIH, significa que tiene sida?

 

No. Tener el VIH no significa que se tenga sida. El sida es la etapa más avanzada del VIH; un tratamiento y seguimiento adecuados pueden evitar el desarrollo del VIH, previniendo el sida.

 

¿Qué es una exposición al VIH?

 

Es cuando una persona que no tiene VIH (VIH negativa) entra en contacto con la sangre, los fluidos de los órganos sexuales y/o la leche materna de una persona que vive con VIH, quedando en riesgo de transmisión. Este contacto debe ser directo con una membrana mucosa, un tejido dañado o inyectarse directamente en el torrente sanguíneo para que exista la posibilidad de transmisión.

 

¿Cuántas veces debo exponerme al VIH para estar en riesgo?

 

Una sola práctica de riesgo es suficiente para tener la posibilidad de contraer el VIH, por ello es importante seguir las medidas preventivas.

 

¿Cuándo debo hacerme una prueba de detección del VIH?

 

Para que una prueba sea confiable, deben transcurrir tres meses desde la última práctica de riesgo.

 

¿Qué es una práctica de riesgo?

 

Es realizar acciones que te expongan al VIH.

 

  • Sexual. Contacto sexual (oral, vaginal o anal) sin protección, con una persona que vive con VIH
  • Sanguínea. Transfusiones de sangre o sus derivados (plasma, plaquetas) que tienen VIH; trasplante de órganos con VIH; uso de equipo de inyección o instrumentos punzocortantes no esterilizados, que hayan sido usados por una persona con VIH
  • Perinatal. No tomar las medidas correspondientes durante el embarazo, el parto y la lactancia.

 

¿Existe cura para el VIH?

 

En la actualidad no existe una cura, sin embargo, una atención médica adecuada puede controlar el VIH y evitar que siga desarrollándose en el organismo; entre más pronto inicie el tratamiento, mayores beneficios tendrá.

 

¿Existe una vacuna para prevenir el VIH?

 

No. Actualmente no existe una vacuna para prevenir el VIH ni para tratar a las personas que lo tengan.

 

¿Si ya tengo VIH, puedo contraer otro tipo de VIH?

 

Sí, a esto se le llama superinfección del VIH. Una nueva cepa del VIH puede reemplazar la cepa original o permanecer junto a ella. Los efectos de la superinfección varían de una persona a otra; en algunas personas la superinfección puede hacer que se enfermen más rápido, debido a que la nueva cepa del virus resistente a los medicamentos que ya estén tomando para tratar la infección inicial por el VIH.

 

¿Qué tan efectiva es la prevención del VIH con el condón?

 

Alta. Cuando se usan de manera correcta y constante, los condones femeninos y masculinos son altamente eficaces para prevenir el VIH.

 

Además, los condones también sirven para prevenir otras infecciones de transmisión sexual (ITS) como la gonorrea, la clamidia, el virus del papiloma humano, el herpes genital y la sífilis, entre otras.

 

Además del condón, ¿otros métodos anticonceptivos me protegen del VIH?

 

No. Además de la abstinencia, sólo los condones masculino y femenino protegen contra el VIH.

 

Otros métodos anticonceptivos como la píldora, el parche, el diu, el espermicida, etc., sirven únicamente para prevenir un embarazo no deseado, pero no representan ninguna protección contra el VIH ni otras infecciones de transmisión sexual (ITS), ya que permiten el contacto directo de los fluidos, permitiendo la entrada del VIH al organismo.

 

¿Usar un lubricante con el condón puede disminuir el riesgo de VIH?

 

Sí. Los lubricantes pueden ayudar a evitar que los condones se rompan. Si el condón es de látex, es seguro usar lubricantes a base de agua o silicona, los lubricantes a base de aceite, como las cremas para las manos, vaselina o aceite de bebé, pueden romperlo. Si el condón es de nitrilo, es seguro usar cualquier tipo de lubricante.

 

¿Sobrevive el VIH fuera del cuerpo?

 

No. El VIH no sobrevive por mucho tiempo fuera del cuerpo humano, por ejemplo en superficies, y no puede reproducirse.

 

¿Puedo contraer VIH por el encuentro casual y/o a convivencia?

 

No. El VIH sólo puede contraerse al estar en contacto directo con la sangre, los fluidos de los órganos sexuales y/o la leche materna de una persona que vive con VIH. No se transmite por contacto cotidiano en el trabajo, la escuela o lugares públicos.

 

El VIH no se transmite por:

 

  • El aire o el agua
  • Los insectos, incluidos mosquitos o garrapatas
  • La saliva, las lágrimas o el sudor
  • El contacto casual como tomarse de la mano o abrazar
  • Compartir platillos, utensilios de cocina u otros objetos
  • Los besos con la boca o en la mejilla
  • Los asientos del inodoro
  • Estornudos o tos

 

¿Puedo contraer el VIH mediante relaciones sexuales anales?

 

Sí. Tener relaciones sexuales anales es el tipo de relación sexual de mayor riesgo para contraer o contagiar el VIH.

 

El VIH puede encontrarse en la sangre, el semen, el líquido preseminal o las secreciones anales de una persona con el VIH.

 

El uso del condón puede reducir el riesgo de transmisión del VIH de manera significativa.

 

¿Puedo contraer el VIH mediante relaciones sexuales vaginales?

 

Sí. Durante las relaciones sexuales vaginales, el VIH se transmite de hombre a mujer más fácilmente que de mujer a hombre. En las mujeres, el VIH puede ser absorbido directamente a través de las membranas mucosas que cubren la vagina y el cuello uterino.

 

En los hombres, el VIH puede entrar al cuerpo a través de la uretra (el orificio en la punta del pene) o a través de pequeños cortes o llagas abiertas en el pene. El riesgo de infección por el VIH aumenta si usted o su pareja también tiene una infección de transmisión sexual (ITS).

 

El uso del condón puede reducir el riesgo de transmisión del VIH de manera significativa.

 

¿Puedo contraer el VIH mediante relaciones sexuales orales o el contacto de la boca con el ano?

 

Sí. Representa un menor riesgo de contraer VIH que con la práctica de relaciones sexuales anales o vaginales, pero también se queda expuesto, especialmente si existen úlceras bucales, encías sangrantes, llagas genitales u otras infecciones de transmisión sexual (ITS), que pueden ser visibles o no. El mayor riesgo de las relaciones sexuales orales es en la estimulación con la boca al pene, con eyaculación dentro de la boca.

 

El uso del condón puede reducir el riesgo de transmisión del VIH de manera significativa.

 

¿Puedo contraer el VIH mediante el uso de drogas inyectables?

 

Sí. La sangre con VIH puede entrar al organismo en soluciones de drogas a través de lo siguiente:

 

  • El uso de jeringas para preparar drogas, con sangre que tiene VIH
  • La reutilización de equipo de inyección (jeringas y agujas)
  • Volver a usar tapas de botellas, cucharas u otros recipientes (calentadores), empleados para disolver las drogas en el agua o calentar las drogas líquidas
  • La reutilización de pequeños pedazos de algodón o filtros de cigarrillos (algodones) para filtrar las partículas que podrían obstruir la aguja
  • Los vendedores ambulantes de jeringas pueden volver a empaquetar las jeringas usadas y venderlas como jeringas estériles. Es importante que quien hace uso de equipo de inyección, lo obtenga de fuentes confiables como farmacias.
  • Compartir una aguja o jeringa para cualquier uso, como la administración de drogas por medio de inyecciones subcutáneas y la inyección de esteroides, hormonas o silicona, puede ponerle en riesgo de contraer el VIH y otras infecciones transmitidas por la sangre. Una vez que se hace uso de un equipo de inyección, pequeñas partículas de sangre quedan en la aguja y en la jeringa, convirtiéndose en un riesgo de transmisión.

 

¿Puedo contraer el VIH mediante el uso de otros tipos de drogas?

 

No directamente, sin embargo el consumo de alcohol y/o el uso de drogas no inyectables pueden aumentar su riesgo de exposición al VIH. Estar bajo los efectos del alcohol y otras drogas, afecta su capacidad de tomar decisiones seguras sobre el sexo y/o el uso de otras drogas, le hacen menos inhibido y lo pueden llevar a tomar riesgos que probablemente no correría si estuviera sobrio, por ejemplo tener relaciones sexuales sin condón.

 

¿Puedo contraer el VIH por hacerme un tatuaje o hacerme perforaciones en el cuerpo?

 

Sí, siempre que no se tomen las medidas de seguridad e higiene necesarias. Los tatuajes y las perforaciones en el cuerpo representan un posible riesgo de transmisión del VIH, por hacer uso de equipo de inyección. Asegúrese de que sólo se usen agujas, tinta y demás suministros nuevos y que la persona que realiza el procedimiento tenga la licencia correspondiente.

 

¿Puedo contraer el VIH si me escupe o me rasguña una persona que viva con el virus?

 

No. El VIH no se transmite por la saliva y no hay casos documentados de transmisión al ser escupido por una persona con VIH. Tampoco existe riesgo de transmisión del VIH por rasguños, porque no hay transferencia de líquidos entre las personas.

 

¿Puedo contraer el VIH por la picadura de mosquitos?

 

No. No hay evidencia de transmisión del VIH a causa de la picadura de mosquitos u otros insectos. El VIH no se reproduce y no sobrevive en insectos.

 

¿Puedo contraer el VIH por los alimentos?

 

No, el VIH no se transmite a través de los alimentos. No se puede contraer el virus por consumir alimentos que tocó una persona que vive con el VIH, aun cuando el alimento tuviera pequeñas cantidades de sangre o semen con el virus; éste no sobrevive mucho tiempo fuera del cuerpo y la exposición al aire lo destruye.

 

¿Existe riesgo de contraer el VIH para las lesbianas o las mujeres que tienen sexo con otras mujeres?

 

Sí, aunque los informes de casos de transmisión del VIH de una mujer a otra son raros. El flujo vaginal y la sangre menstrual pueden contener el virus y la exposición a esos líquidos a través de las membranas mucosas (de la vagina o la boca) podrían ser el medio de transmisión.

 

¿El riesgo del VIH es diferente para distintas personas?

 

Los factores de riesgo del VIH y las vías de transmisión se aplican para todos por igual, sin embargo, algunas personas tienen un mayor riesgo debido al lugar donde viven, sus hábitos y quienes sean sus parejas sexuales.

 

Así, las y los trabajadores sexuales, al tener más parejas sexuales, tienen más probabilidades de encontrar a una persona que viva con el VIH. El riesgo aumenta si no utiliza el condón en todas sus prácticas. Así mismo, las personas que utilizan drogas inyectables, tienen más riesgo de contraer y/o transmitir el virus.

 

¿Los trabajadores de los cuidados de la salud, tienen riesgo de contraer el VIH en sus trabajos?

 

El riesgo de que los trabajadores de los cuidados de la salud se expongan al VIH en el trabajo (exposición ocupacional) es muy bajo, en especial si siguen medidas protectoras y usan equipo de protección personal para prevenir la transmisión del VIH y otras infecciones transmitidas por la sangre. Para los trabajadores de cuidados de la salud, el principal riesgo de transmisión del VIH en el trabajo es por lesiones accidentales con agujas y otros instrumentos cortopunzantes, que pueden tener el virus; sin embargo incluso ese riesgo es muy bajo.

 

¿Puedo contraer VIH al recibir atención médica?

 

Aunque es posible la transmisión del VIH en los entornos de salud, este tipo de casos es muy poco común. La práctica cuidadosa de métodos de control de infecciones, protege a los pacientes y a los proveedores de cuidados de la salud de una posible transmisión del VIH en los consultorios médicos, odontológicos y en los hospitales.

 

El riesgo de contraer el VIH por recibir transfusiones de sangre, productos derivados de la sangre o trasplante de órganos o tejidos contaminados con el VIH, es extremadamente bajo debido al análisis riguroso del suministro de sangre, de órganos y tejidos donados.

 

¿Hay alguna conexión entre el VIH y otras infecciones de transmisión sexual (ITS)?

 

Sí. Tener una infección de transmisión sexual (ITS) puede aumentar el riesgo de contraer o transmitir el VIH. Si no tiene el VIH pero tiene una ITS, tiene de 2 a 5 veces más probabilidades de contraer el VIH si tiene relaciones sexuales sin protección con alguien que lo tenga, esto debido a que las ITS pueden aumentar el número de células blancas para el VIH, incrementando el riesgo de contraerlo; si además éstas ITS generan lesiones o llagas en la piel, aumentan las probabilidades de transmisión.

 

Si tiene el VIH y también otra ITS, tiene de 3 a 5 más probabilidades de transmitir el VIH a través del contacto sexual, debido a que existe una mayor concentración del virus en el semen y las secreciones genitales.

 

¿Cuáles son las pruebas de ITS que se recomiendan?

 

Dependiendo de las recomendaciones de su médico especialista:

 

  • VIH
  • Sífilis
  • Hepatitis B y C
  • Clamidia y gonorrea del recto, si en el último año han tenido relaciones sexuales anales receptivas o han “estado debajo”
  • Clamidia y gonorrea del pene (uretra), si durante el último año han tenido relaciones sexuales anales u orales insertivas
  • Gonorrea de la garganta, si durante el último año han tenido relaciones sexuales orales (es decir, su boca ha estado en el pene, la vagina o el ano de la pareja);
  • Herpes

 

¿Si soy consumidor de drogas, cómo puedo prevenir el VIH?

 

La mejor manera de reducir el riesgo de contraer el VIH es detener el consumo de drogas. Algunas drogas, como metanfetamina, cocaína o alcohol, pueden ponerlo en riesgo de contraer el VIH al reducir sus inhibiciones y aumentar su probabilidad de que tenga conductas de riesgo.

 

Las drogas inyectadas como hormonas, esteroides o silicona, puede transmitir el VIH directamente en la sangre, mediante el equipo de inyección.

 

Busque ayuda y hable con su médico para comenzar un programa de desintoxicación.

 

Otras maneras de reducir el riesgo de contraer el VIH o transmitirlo son:

 

  • Preguntar a su médico sobre la profilaxis pre-exposición o PrEP. La PrEP es un tratamiento diario para reducir el riesgo de contraer el VIH
  • Usar sólo agujas, jeringas y otros equipos de inyección nuevos o estériles (parafernalia como calentadores, algodón y agua) en cada aplicación
  • Usar sólo equipo de inyección que provenga de fuentes confiables, por ejemplo farmacias. Los vendedores ambulantes pueden reempaquetar el equipo y venderlo como nuevo.
  • Evitar compartir agujas, jeringas y otros equipos para inyectarse.
  • Esterilizar el equipo que no sea nuevo. El cloro no lo elimina el VIH.
  • Usar agua esterilizada para preparar drogas. Si no dispone de ella, hervir el agua durante 10 minutos o utilizar agua limpia del grifo o embotellada.
  • Limpiar con una gasa esterilizada o algodón con alcohol, el sitio donde aplicará la inyección.
  • Tener cuidado de no tocar la sangre de otra persona.
  • Desechar las agujas y jeringas de manera segura después de un solo uso. Usar un recipiente para objetos punzantes y mantenerlo fuera del alcance de otras personas.
  • Usa condones de manera correcta y constante en cada acto sexual vaginal, anal u oral.
  • Realizar la prueba de detección del VIH por lo menos una vez al año.

 

¿Puedo tomar medicamentos para evitar contraer el VIH?

 

Sí. La profilaxis pre-exposición o PrEP puede disminuir el riesgo de contraer el VIH y consiste en la toma de medicamentos diariamente. La PrEP es recomendada para las personas que no tienen el VIH, pero que corren el riesgo constante de contraerlo, es decir:

 

  • Es VIH-negativo y tiene relaciones sexuales continuas con una persona que es VIH- positiva.
  • No está en una relación exclusiva con una pareja VIH-negativa que se haya hecho la prueba recientemente.
  • Ha tenido relaciones sexuales anales sin condón o ha sido diagnosticado con alguna ITS en los últimos 6 meses.
  • No utiliza condones durante todas sus relaciones sexuales y no sabe si sus parejas tienen o no el VIH.

 

¿Puedo tomar medicamentos para evitar contraer el VIH después de una exposición de alto riesgo?

 

Sí. La profilaxis posexposición o PEP es el uso de medicamentos después de un único evento de alto riesgo, con el propósito de evitar que el VIH se reproduzca y se propague por el cuerpo; debe iniciarse en los primeros tres días luego de la posible exposición. La PEP no es sustituto de otros métodos de prevención del VIH.

 

¿Si vivo con VIH puedo tomar medicamentos para evitar transmitirlo a otras personas?

 

No, pero seguir las medidas preventivas puede disminuir el riesgo de transmisión del virus: informar a sus parejas sexuales que tiene el VIH y usar condones de manera constante y correcta, recibir el tratamiento del VIH y hacer las pruebas de detección de otras infecciones de transmisión sexual (ITS).

 

  • Recibir el tratamiento del VIH, reduce la cantidad de virus (carga viral) en la sangre y en los fluidos corporales; si se toma de manera constante y correcta, puede mantener sanas a las personas que viven con el VIH durante muchos años y reducir la posibilidad de que transmitan el virus a sus parejas sexuales.
  • Usar condones de manera constante y correcta es la barrera para evitar transmitir el virus.
  • Considerar la profilaxis pre-exposición (PrEP) para las parejas VIH negativo: tomar medicamentos diariamente para disminuir el riesgo de transmisión.
  • Hablar con las parejas sobre la profilaxis posexposición (PEP) si han tenido una posible exposición al VIH, por ejemplo si han tenido relaciones sexuales anales o vaginales sin usar condones o si el condón se rompió. En este caso no deben dejar pasar más de 3 días desde la exposición para iniciar el tratamiento.
  • Hacer las pruebas de detección de otras ITS y recibir el tratamiento necesario, asícomo alentar a sus parejas a hacer lo mismo. Las ITS además de tener consecuencias en la salud, también aumentan la posibilidad de contraer el VIH o de transmitirlo a otras personas.
  • Alentar a sus parejas VIH negativas a que se hagan la prueba del VIH por lo menos una vez al año para que tengan seguridad sobre su salud y se tomen las medidas necesarias.

 

¿Cómo ayuda el tratamiento del VIH?

 

El tratamiento para el VIH ayuda en todas las etapas de la enfermedad y retrasa o previene la evolución del virus; reduce la cantidad de virus (carga viral) en la sangre y en los fluidos corporales, prolongando significativamente la vida de las personas que viven con el VIH y disminuyendo la probabilidad de transmitirlo a otras.

 

El tratamiento es una combinación de antirretrovíricos que evitan que el VIH se multiplique en el organismo, dando oportunidad al sistema inmunitario a vivir más tiempo y proteger al organismo de las infecciones.

 

¿Si tengo VIH y estoy embarazada, mi bebé nacerá con VIH?, ¿puedo evitar transmitírselo al bebé?

 

Si vive con el VIH y está embarazada, hay medicamentos antirretrovirales que pueden reducir significativamente el riesgo de transmitirlo a su bebé durante el embarazo y el parto; además una cesárea y evitar amamantar al bebé, previenen la transmisión del virus.

 

Si es VIH-negativo pero su pareja vive con el VIH, consulte con su médico sobre la PrEP (tratamiento diario para prevenir el VIH) y aliente a su pareja a que obtenga y mantenga el tratamiento del VIH, para reducir la probabilidad de transmisión.

 

Si su médico especialista lo considera necesario, puede recetar algunas medicinas a su bebé recién nacido para protegerlo.

CONTÁCTANOS

Estamos contigo, acércate a nosotros para brindarte información en tema de orientación financiera, educativa, legal y de salud.

info@ventanillasjpls.org

+(123) 456 -7890