fobesidad

obesidad

El sobrepeso y la obesidad son la acumulación excesiva de grasa en el cuerpo; ocurre principalmente por comer más de lo que el cuerpo necesita y por no realizar suficiente actividad física. El exceso de energía que se obtiene a través de los alimentos, se acumula en el cuerpo en forma de grasa, ocasionando diversos problemas de salud, tales como diabetes mellitus tipo 2, enfermedades cardiacas, derrames cerebrales, artritis, hipertensión y ciertos tipos de cáncer, entre otros.

 

El sobrepeso y la obesidad se determinan a través del Índice de Masa Corporal (IMC):

 

  • IMC igual o superior a 25 kg/m2 = Sobrepeso
  • IMC igual o superior a 30 kg/m2 = Obesidad

 

El Índice de Masa Corporal se obtiene al dividir el peso entre lo que resulta de multiplicar la altura por la altura.

 

 

I M C = P e s o / A l t u r a²

16.9% de los niños en Estados Unidos presentan obesidad, de los cuales:

 

  • Los niños y adolescentes latinos tienen más posibilidades de padecer sobrepeso y obesidad que los niños y adolescentes blancos.
  • La disponibilidad limitada de alimentos sanos e instalaciones recreativas seguras, contribuye a entornos no saludables para los niños latinos y sus familias.
  • Factores tales como la aculturación y el mercadeo de alimentos y bebidas poco saludables, tiene que ver con el aumento de las tasas de sobrepeso y obesidad entre los jóvenes latinos.
  • Los niños latinos tienen mayor riesgo de desarrollar diabetes en comparación con los niños blancos.
  • 4% de los jóvenes hispanos de entre 2 y 19 años son obesos, comparado con el 16.9% de todos los jóvenes de esas edades.
  • Entre los hispanos, el 21% de los niños de 6 a 11 años y el 22.6% entre 12 y 19 años son obesos. En comparación con los niños y adolescentes blancos no hispanos, el 13.1% de los niños entre 6 y 11 años, y el 19.6% entre los 12 y 19 son obesos.

La obesidad de los mexicanos que radican en EU se origina por varias causas, y puede iniciar desde que emprenden el viaje desde su lugar de origen, hasta que cruzan la frontera norte:

 

  • Disminuir el consumo de verduras y frutas.
  • Aumentar el consumo de cereales, azúcares, sal y comida con alto contenido de grasas.
  • Aumentar la exposición al consumo de alcohol, tabaco y otras sustancias.
  • Aumentar el consumo de bebidas gaseosas y azucaradas.
  • Disminuir el consumo de agua simple.
  • Aumentar el sedentarismo y no realizar suficiente actividad física diarias.
  • Aumentar el tamaño de las porciones.
  • No tener un horario fijo para comer o por pasar mucho tiempo sin tomar alimentos.

Cuando la ingesta de alimentos es superior a la que el cuerpo necesita para realizar sus actividades diarias, la obesidad puede presentarse en cualquier persona, en cualquier etapa de la vida: niños y niñas, adolescentes, adultos y adultos mayores.

  • Cambiar radicalmente los hábitos y estilo de vida.
  • Padecer angustia, depresión y ansiedad.
  • Estar expuestos a realizar trabajos extenuantes.
  • Adopción de costumbres, hábitos y comportamientos semejantes a los de las personas que le rodean.
  • Aumento de la disponibilidad a bajo costo de comida rápida (hamburguesas, sopas instantáneas, burritos de tortilla de harina) y alimentos industrializados (galletas, frituras, panecillos, golosinas, refrescos).
  • Disminución del tiempo dedicado a la preparar y consumir alimentos en casa
  • Los barrios hispanos tienen poco acceso a cadenas de supermercados, lo que se asocia a altas tasas de índice de masa corporal y obesidad, especialmente en adolescentes.
  • Los estudiantes latinos tienen menos opciones de comida escolar sana.
  • Alta exposición e influencia del marketing de alimentos y bebidas poco saludables en los hogares latinos.
  • Factores ambientales relacionados con el transporte, la infraestructura y la seguridad, limitan las opciones de actividad física entre los niños latinos.
  • Consumir 5 raciones de verduras y frutas diariamente.
  • Consumir al menos 8 vasos de agua al día.
  • Combinar los platillos con verduras y frutas, cereales integrales y una leguminosa o alimento de origen animal.
  • Disminuir el uso de grasas, azúcar y sal en la preparación y consumo de alimentos.
  • Moderar el consumo de cereales y preferir los integrales: pastas, tortillas, pan galletas, etc.
  • Combinar los cereales y leguminosas para mejorar su valor nutritivo, por ejemplo: frijoles con arroz, arroz con verduras, etc.
  • Elegir platillos con la menor cantidad de grasa, preferir alimentos asados o al vapor.
  • Practicar actividad física: caminar, correr, bailar, subir escaleras, etc., al menos 30 minutos al día.
  • Disminuir el consumo de golosinas, comida chatarra, postres, bebidas endulzadas y bebidas alcohólicas.
  • Evitar sustituir los alimentos por complementos, medicamentos y polvos dietéticos.
  • Moderar las porciones de los alimentos.
  • Hacer 3 comidas al día: desayuno, comida y cena. En caso de tener hambre entre comidas, comer verduras o frutas.

CONTÁCTANOS

Estamos contigo, acércate a nosotros para brindarte información en tema de orientación financiera, educativa, legal y de salud.

info@ventanillasjpls.org

+(123) 456 -7890