fdiabetes

diabetes

La diabetes es el aumento de azúcar en la sangre, debido a la falta o insuficiencia de insulina en el organismo. La insulina es una hormona que regula el azúcar en la sangre, cuando el cuerpo no la produce o no la utiliza adecuadamente, el azúcar se acumula en la sangre.

 

La diabetes puede producir complicaciones de salud graves tales como enfermedades cardiacas, ceguera, insuficiencia renal, pérdida de la audición, enfermedad periodontal (encías), amputación de las extremidades inferiores, entre otras.

 

Es importante la detección temprana y el control de la diabetes, para reducir las complicaciones.

La detección temprana de la diabetes y un adecuado tratamiento pueden disminuir las complicaciones de la enfermedad.

 

En algunos casos pueden presentarse varios o ninguno de los siguientes síntomas:

 

  • Necesidad frecuente de orinar
  • Sed excesiva
  • Pérdida inusual de peso
  • Hambre excesiva
  • Cansancio extremo
  • Infecciones frecuentes
  • Visión borrosa
  • Hormigueo o adormecimiento en las manos y/o los pies
  • Cortes o moretones que tardan en sanar
  • Dolor de estómago, náuseas y vómito

 

Ante la presencia de algún síntoma, es importante buscar ayuda profesional para un diagnóstico y tratamiento adecuado.

Entre los factores de riesgo de la diabetes tipo 2 se incluyen:

 

  • Edad avanzada (≥ 40 años)
  • Obesidad
  • Sedentarismo
  • Antecedentes familiares de diabetes

Actualmente diversas instituciones de salud y centros para el control de enfermedades, investigan varios enfoques para la cura de la diabetes, sin embargo, lo mejor es la prevención de la enfermedad manteniendo un estilo de vida saludable.

Un estilo de vida saludable, ayuda a prevenir la diabetes o disminuir las complicaciones de la enfermedad.

 

  • Practicar actividad física todos los días al menos durante 30 minutos.
  • Disminuir el consumo de azúcar
  • Tener una alimentación saludable
  • Aumentar el consumo de agua simple y reducir el consumo de bebidas azucaradas

Cada persona tiene distintas necesidades de acuerdo a su estado de salud, por lo que cada una tendrá un tratamiento específico.

 

Parte de los cuidados que deben tener son: mantener bajo control el nivel de azúcar en la sangra (glucosa), llevar una alimentación saludable, practicar actividad física y acudir a consultas y revisiones médicas para mantener el control de la presión arterial y colesterol, y hacer las pruebas de detección necesarias.

 

Alimentación saludable

 

  • Cuidar el tamaño de las porciones de los alimentos. Un médico o nutriólogo puede indicar el tamaño y la cantidad de porciones de alimentos que necesita una persona, de acuerdo a su edad, peso, actividad física y estado de salud.
  • Disminuir el consumo de grasa. Moderar el uso de grasa al cocinar; preferir alimentos asados o cocidos al vapor, evitar los alimentos fritos; preferir la leche y sus derivados deslactosados o descremados, evitar la leche entera y sus derivados; disminuir el consumo de pasteles, dulces y galletas; evitar los aderezos en las ensaladas.
  • Elegir cereales integrales en lugar de los enteros: avena, arroz, pan, tortillas.
  • Aumentar su consumo de frutas y verduras, al menos 5 raciones al día.
  • Preferir agua simple o de frutas sin azúcar, tomar al menos 8 vasos diarios.
  • Disminuir el consumo de bebidas azucaradas (refrescos y jugos envasados, bebidas energéticas, bebidas deportivas, té dulce.)
  • Disminuir el uso de sal al cocinar y evitar agregar sal a los alimentos ya preparados.

 

Actividad física

 

La actividad física puede ayudar a mantener bajo control la glucosa en la sangre, el peso, la presión arterial, además de ayudar a prevenir problemas circulatorios y cardiacos.

 

  • Practicar al menos 30 minutos al día de actividad física moderada: caminar a paso rápido, cortar el pasto, bailar, nadar, andar en bicicleta, subir escaleras, entre otros.
  • Es mejor caminar por 10 o 20 minutos al día, que caminar una hora solamente una vez a la semana.
  • Comenzar con poco ejercicio e ir aumentando gradualmente la intensidad.
  • Hacer ejercicio acompañado puede hacerlo más divertido y motivar a continuar.

 

Antes de iniciar un plan de actividad física, es importante acudir con un especialista que revise el estado de salud y en caso de ser necesario, indique el tipo de ejercicios recomendados, los cuidados que se deben tener y la frecuencia e intensidad de los mismos, para evitar riesgos a la salud.

 

Otros

 

  • Evitar el tabaco. Fumar representa un riesgo particular para las personas con diabetes. El cigarrillo aumenta la glucosa en la sangre, el colesterol y la presión arterial, todo lo cual es objeto de preocupación especial para las personas con diabetes. Una persona con diabetes que consume tabaco aumenta el riesgo de problemas cardiacos y vasculares. Al dejar de fumar, reduce el riesgo de ataques cardiacos, accidentes cerebrovasculares, enfermedades en los nervios, en los riñones y la boca.

CONTÁCTANOS

Estamos contigo, acércate a nosotros para brindarte información en tema de orientación financiera, educativa, legal y de salud.

info@ventanillasjpls.org

+(123) 456 -7890