fcancer_mama

cáncer de mama

El cáncer de mama (seno) es una enfermedad por la que se forman células malignas (cancerosas) en los tejidos de la mama.

 

Las células son unidades que forman los tejidos y los órganos del cuerpo, incluidos los senos. Las células normales de los senos y de otras partes del cuerpo, crecen y se dividen para formar nuevas células a medida que el cuerpo las necesita, mueren cuando envejecen o se dañan y son reemplazadas por células nuevas.

 

La mama está compuesta por glándulas llamadas lobulillos (que pueden producir leche), conductos (que llevan la leche desde el lóbulo hasta el pezón), vasos sanguíneos y vasos linfáticos.

 

El cáncer de mama ocurre cuando las células del seno cambian y comienzan a dividirse sin control, las células viejas o dañadas sobreviven y células nuevas se multiplican sin detenerse, formando masas llamadas tumores malignos.

 

Los tumores malignos, destruyen las células normales que lo rodean y dañan los tejidos sanos del cuerpo; algunas células cancerosas pueden desprenderse y moverse a lugares distantes del cuerpo por medio del sistema circulatorio o del sistema linfático, formando nuevos tumores lejos del tumor original, éste proceso se llama “metástasis”.

  • El carcinoma ductal es el más común de los cáncer de mama y comienza en los conductos (que llevan leche desde la mama hasta el pezón)
  • El carcinoma lobulillar comienza en los lobulillos (glándulas que producen leche). En raras ocasiones, el cáncer puede comenzar en otras áreas de la mama

Existen factores de riesgo que aumentan la posibilidad de padecer cáncer de mama, algunos de ellos no están bajo nuestro control:

 

  • Mujer de 50 años o más. Los hombres también pueden padecer cáncer de mama, pero tienen 100 veces menos probabilidades que las mujeres de sufrir este tipo de cáncer.
  • Antecedentes familiares. Mujeres que tienen familiares cercanos (madre, hija o hermana) con cáncer de mama, así como de cáncer uterino, ovárico o de colon. El cáncer de mama hereditario representa apenas de 5 a 10% de todos los casos.
  • Inicio temprano de periodos menstruales (antes de los 12 años).
  • Menopausia tardía (después de los 55 años).
  • Antecedentes personales de cáncer de mama u otra enfermedad benigna (no cancerosa) de la mama.

 

Factores de riesgo que sí están bajo nuestro control:

 

  • Consumir de alcohol en exceso.
  • No haber tenido embarazo o tenerlo después de los 30 años.
  • Mujeres que tomaron dietilestilbestrol (DES) para evitar abortos pueden tener un mayor riesgo de sufrir cáncer de mama después de los 40 años.
  • Tomar hormonas para tratar los síntomas de la menopausia, como estrógeno combinado con progestina.
  • Obesidad.
  • Radiación. Cuanto más joven haya sido al iniciar la radiación y más alta la dosis, mayor será el riesgo, especialmente si se administró durante el desarrollo de las mamas.

 

Nota: Los implantes mamarios, el uso de antitranspirantes y el uso de sostenes con varillas no representan un riesgo de cáncer de mama.

El cáncer de mama generalmente no muestra síntomas en etapas tempranas. A medida que el cáncer crece, los signos pueden incluir:

 

  • Cambio en el tamaño o forma de las mamas o el pezón
  • Hoyuelo o arruga en la piel de la mama.
  • Piel con escamas, roja o hinchada en la mama, el pezón o la aréola
  • Líquido del pezón, que puede ser sanguinolento, amarillento o verdoso.

 

Los síntomas del cáncer de mama avanzado son:

 

  • Dolor óseo.
  • Dolor o molestia en las mamas.
  • Úlceras cutáneas.
  • Hinchazón de los ganglios linfáticos en la axila.
  • Pérdida de peso.

 

Ante la presencia de alguno de ellos, consulte a su médico para un diagnóstico correcto. Es posible que algún cambio en los senos tenga otro origen y no se deban al cáncer.

La detección temprana es fundamental para mejorar el pronóstico y la supervivencia de los casos de cáncer de mama.

 

Para detectar y diagnosticar el cáncer de mama, se pueden usar las siguientes pruebas o procedimientos:

 

  • Autoexamen de mama.
  • Examen físico y antecedentes: examen del cuerpo para revisar los signos generales de salud, incluso verificar si hay signos de enfermedad, como masas o cualquier otra cosa que parezca anormal. También se anotan los antecedentes de los hábitos de salud del paciente y los antecedentes médicos de sus enfermedades y tratamientos anteriores.
  • Examen clínico de la mama (ECM): examen de la mama realizado por un médico u otro profesional de la salud, donde palpan las mamas y el área de las axilas en busca de masas o cualquier otra cosa que parezca poco habitual
  • Mamografía: radiografía de la mama.
  • Ecografía: procedimiento para el que se hacen rebotar ondas de sonido de alta energía (ultrasonido) en los tejidos u órganos internos para producir ecos, formando una imagen de los tejidos del cuerpo llamada ecograma.
  • IRM (imágenes por resonancia magnética): mediante el uso de un imán, ondas de radio y una computadora, crean una serie de imágenes detalladas de ambas mamas.
  • Estudios químicos de la sangre: examen de sangre que mide la cantidad de ciertas sustancias en los órganos y tejidos del cuerpo; una cantidad no habitual puede ser signo de enfermedad.
  • Biopsia: extracción de células o tejidos para verificar si hay signos de cáncer. Se utiliza cuando se encuentra un bulto en la mama.

 

Una detección temprana facilita tratar el cáncer de mama.

A partir de los 20 años de edad, se recomienda a las mujeres practicar el autoexamen de mama cada mes, mujeres con implantes de seno y embarazadas o amamantando, también pueden practicarlo. La autoexploración se recomienda en forma mensual entre el 7°y el 10° día después de haber iniciado la menstruación.

 

El autoexamen de mama consta de dos fases, visual y tacto:

 

Visual

 

De pie frente a un espejo, observe sus senos, forma, volumen, simetría, bultos, hundimientos o cambios de coloración de la piel. Repita la observación con los brazos en la nuca y después apoyados en sus caderas.

 

Tacto

 

Acostada boca arriba, colocar uno de los brazos detrás de la cabeza y con las yemas de los 3 dedos del medio de la mano contraria, sienta sus senos de arriba abajo, comenzando en el lado de la axila y hasta el medio del esternón.

Debe realizar una ligera presión sobre la mama hacia el pezón, para detectar alguna secreción anormal.

Repita el examen con el otro seno.

Con el brazo ligeramente levantado, palpar la región de la axila.

 

Ante algún cambio en la mama o la presencia de algún bulto fuera de lo común, acuda al médico; es posible que tenga otro origen y no se deban al cáncer, por ello es importante acudir al médico especialista por un diagnóstico correcto.

Ante un diagnóstico positivo de cáncer de mama, se practicarán distintos exámenes para verificar el estado y avance del cáncer; con ello se determina el o los tratamientos más convenientes y se tiene una idea de lo que se puede esperar en el futuro.

 

Los tratamientos para el cáncer de mama pueden abarcar:

 

  • Quimioterapia
  • Radioterapia
  • Cirugía
  • Terapia dirigida
  • Terapia hormonal

 

Efectos secundarios

 

Es posible que con los tratamientos se presenten algunos efectos secundarios, dichos efectos son temporales. Acuda al médico para disminuir sus complicaciones.

Las siguientes medidas pueden disminuir el riesgo de cáncer de mama:

 

  • Practicar suficiente actividad física, al menos 30 minutos al día.
  • Tener una alimentación saludable.
  • Mantener un peso saludable.
  • Embarazo antes de los 30 años.
  • Practicar la lactancia materna.
  • Reducir el consumo de alcohol a un trago por día.
  • En caso de tener terapia hormonal, considerar cualquiera de los siguientes:

−  Terapia hormonal de remplazo con estrógeno sólo después de una histerectomía.

−    Modulador selectivo del receptor de estrógenos (MSRE).

  • Realizar las acciones de detección oportuna (autoexamen de mamas y mastografía).

CONTÁCTANOS

Estamos contigo, acércate a nosotros para brindarte información en tema de orientación financiera, educativa, legal y de salud.

info@ventanillasjpls.org

+(123) 456 -7890