fcervico

cáncer cervico uterino

El cáncer de cuello uterino es una enfermedad por la que se forman células malignas (cancerosas) en el cuello del útero. El cuello uterino es el extremo inferior estrecho del útero (el órgano donde se forma el feto) y comunica al útero con la vagina.

 

Como otras partes del cuerpo, el cuello uterino está formado por células; las células normales crecen y se dividen para formar nuevas células, a medida que el cuerpo las necesita, mueren cuando envejecen o se dañan y son reemplazadas por células nuevas.

 

El cáncer de cuello uterino aparece lentamente cuando las células normales del cuello del útero presentan gradualmente cambios precancerosos, que de no ser atendidos evolucionan y se desarrollan hasta convertirse en cáncer.

 

Un tratamiento adecuado y oportuno de las células precancerosas en el cuello del útero, previene casi todos los casos de cáncer de cuello uterino.

Generalmente el cáncer de cuello uterino no presenta signos ni síntomas en su etapa inicial, por ello es importante realizarse las pruebas de detección oportuna.

 

En sus etapas avanzadas, el cáncer de cuello uterino puede causar:

 

  • Sangrado vaginal (incluido el sangrado después de una relación sexual).
  • Flujo vaginal inusual.
  • Dolor pélvico.
  • Dolor durante las relaciones sexuales.

 

Algunos de estos síntomas pueden ser causados por otra afección que no sea cáncer, ante la presencia de cualquiera de ellos acuda al médico para un diagnóstico y tratamiento adecuado.

Los siguientes factores aumentan el riesgo de cáncer de cuello uterino:

 

 

  • Antecedente familiar de cáncer de cuello uterino.
  • Infección por el virus del papiloma humano (VPH). Es la causa más común de cáncer de cuello uterino. El VPH se transmite durante el contacto sexual y puede infectar las células de la superficie de la piel y aquellas que revisten los genitales, el ano, la boca y la garganta. Las células dañadas por el VPH, pueden tratarse y curarse antes de que se forme un cáncer.
  • Fumar y/o estar expuesta a respirar el humo de tabaco
  • Número elevado de embarazos a término. Mujeres que tuvieron más de 7 embarazos a término.
  • Tener muchas parejas sexuales.
  • Uso prolongado de anticonceptivos orales. 5 años o más.

Algunas medidas preventivas pueden disminuir el riesgo de cáncer de cuello uterino:

 

  • Prevención de infecciones por virus de papiloma humano (VPH):
    • Evitar la actividad sexual.
    • Usar condón correcta y constantemente en todas las prácticas sexuales.
    • Vacuna contra el VPH para niñas y jóvenes sin VPH; esta vacuna no protege a las mujeres que ya tienen el virus.

 

  • Exámenes de detección:
    • Prueba del Papanicolaou identifica los precánceres. Es recomendable hacerse la prueba a partir de los 21 años.
    • Prueba del virus del papiloma humano (VPH) identifica el virus que puede causar cambios celulares que resulten en cáncer.

 

  • Evitar el tabaco.
  • Limitar el número de parejas sexuales.

La detección temprana es fundamental para tratar el cáncer y pueden utilizarse las siguientes pruebas o procedimientos:

 

  • Examen físico y antecedentes.
  • Examen pélvico.
  • Prueba de Papanicolaou.
  • Prueba del virus del papiloma humano (VPH).
  • Colposcopia: Procedimiento mediante el cual se determina si hay áreas anormales en la vagina o el cuello uterino.
  • Biopsia: Si se encuentran células anormales en una prueba de Papanicolaou, la biopsia toma una muestra de tejido del cuello uterino para que un patólogo determine si hay signos de cáncer.

Si se detectan células anormales que puedan causar cáncer, el médico indicará el tratamiento correspondiente para eliminarlas y prevenir que se desarrolle el cáncer. La detección temprana y un tratamiento oportuno tienen grandes probabilidades de éxito durante esta etapa.

 

En caso de no detectar las células precancerosas a tiempo y se desarrollara un cáncer, el médico valorará el tamaño del cáncer, la edad del paciente, el estado de salud en general, si desea tener hijos, si tiene VPH o VIH, si el cáncer es reciente o volvió; para determinar el tratamiento más conveniente.

 

En caso de existir embarazo, el tratamiento dependerá del tiempo del embarazo y el estadio del cáncer.

 

Entre las opciones de tratamiento para cáncer de cuello uterino, se encuentran:

 

  • Cirugía: extirpación del cáncer mediante una operación.
  • Radioterapia: Tratamiento que utiliza rayos X de alta energía u otros tipos de radiación para destruir células cancerosas o impedir que crezcan.
  • Quimioterapia: Tratamiento que utiliza medicamentos para interrumpir el crecimiento de células cancerosas.
  • Terapia dirigida: Tratamiento en el que se usan medicamentos u otras sustancias para identificar y atacar células cancerosas específicas sin dañar las células normales.

CONTÁCTANOS

Alienum phaedrum torquatos nec eu, vis detraxitssa periculiser ex, nihil expetendis in mei eis an pericula es aperiri consequat aner iuser lorem dunt vixveleper tinax sensibus id, errore epicurei mea et. Mea facilisis urbanies.

info@ventanillasjpls.org

+(123) 456 -7890